1 ene. 2005

Año nuevo, revitalización de la bitácora

O eso espero. Ya se sabe q el 1 de enero se hacen muchos proyectos, se formulan deseos, y se juega al cuento de la lechera, pero poner en marcha esto, con opiniones descarnadas sobre lo divino y lo humano no debe de costarme mucho.

De momento le pediría una marcianada a todos los países del mundo: que utilicen el dinero que gastan en lo militar en un solo día, uno sólo, para ayudar a esa gente de las orillas del Índico que se ha quedado literalmente sin nada por los tsunamis. Puede parecer poco, pero es una cantidad brutal, de verdad.

No hay comentarios: