22 abr. 2006

Otra de mis aficiones: la fontanería informática.

Antes que nada decir que aunque mi oficio de verdad sea la enseñanza, y concretamente de las Ciencias Naturales, lo que empezó siendo una afición allí por el lejano 1985 con mi primer Spectrum, se convirtió en pasión con el PC, y ahora es una especie de segundo oficio (además de afición y pasión, claro). Para entender cómo nos sentimos a veces los que nos dedicamos a esto de trastear en ordenatas propios o ajenos, es de obligada lectura un escrito que da pistas sobre el particular:

http://www.caravantes.com/humor/pringao.htm

Hay muchas situaciones descritas en ese texto, y puede que no esté de acuerdo con unas cuantas, pero en otras acierta al 100%. Ahora un poco de historia personal para entender el presente. Mi aita hasta jubilarse trabajaba en el ferrocarril, pero en los talleres no en los trenes, y su oficio principal era la fontanería (aunque sabía y sabe un poco de todo). Iba siempre cargado con su caja de herramientas, esas que ellos mismos se fabricaban con maderas y unas chapas de hojalata, pesadas cuando estaban vacías y ni qué decir tiene cuando estaban llenas de llaves inglesas, fijas, de pico-pato, candilejas, estaño y un sinfín de tuercas, sifones, gomas y demás aditamentos. Mi caja de herramientas ha variado a lo largo de estas dos décadas dedicadas a la informática, y desde la caja de disketes, pasando por los manuales imprimidos de todo lo imaginable, pasamos a los CDs, luego a los DVDs y a las memorias Flash (txokolatinas en mi jerga), eso sí, todo ello infinitamente menos pesado que la caja de herramientas de un fontanero a la antigua.

Ahora muchas de las herramientas las encuentro en la Red (para eso previamente tiene que funcionar Internet, y a veces, ejem!, ya sabemos dónde está el problema... o no lo sabemos), y de eso va a tratar este post y los siguientes, de las herramientas imprescindibles para una fontanería adecuada, una especie de caja mágica donde llevar lo necesario para que todo funcione. Y si además es todo software libre pues miel sobre hojuelas.

Empezamos con un antivirus, o mejor con un par de ellos:

El Antivirus de cabecera, gratuito y que se pone al día de forma automática es el AVG. La versión gratuita se puede descargar en:

http://free.grisoft.com/doc/1

y uno de emergencia, pequeño y contra los virus más comunes, que no requiere ni siquiera instalación:

http://vil.nai.com/vil/stinger/

Ahora me estoy dando cuenta de que estoy hablando del mundo Windows, pero es que con Linux los problemas de virus son casi inexistentes, así que la entrada vale. Sigo. Otra de las herramientas imprescindibles es un compresor-descompresor de ficheros, y así como el XP ya tiene implementado una especie de winzip, habría que recordarle a Gates que no sólo de ZIP nos alimentamos en la Red, y que los RAR ocupan menos y son más manejables, así que lo mejor es uno que pueda con todo y que sea gratis total, claro, uno como el IZarc:

http://www.izarc.org/

De momento ya hay cosas que bajar, así que en la próxima entrega iremos con los limpiadores del registro, gestores de descarga y de imágenes y un largo etcétera.

On egin

1 comentario:

Thor dijo...

Muy buena la definición de "fontanero informático", aunque yo utilizaría terminos como "p... para todo, encima ponemos la cama y lo hacemos gratis ..."
Bonito blog.